En esta ocasión hablaremos de la historia de FORTRAN, el primer lenguaje de programación de alto nivel.

El lenguaje de programación es un conjunto de símbolos convencionales representativos utilizado por el computador para manejar la información, y que permite a las personas comunicarse con los ordenadores para indicarles lo que tienen que hacer.

La evolución de los ordenadores ha ido acompañada del desarrollo de nuevos lenguajes de programación. Así, estos permiten aprovechar la potencia de las computadoras de manera eficiente.

#ESimple

Antes de Fortran

En la década de los 40 empezaron a surgir los primeros lenguajes de programación de ordenadores. Estos primeros lenguajes (llamados lenguajes Ensamblador) estaban basados en símbolos o nemónicos que se correspondían directamente con instrucciones de código máquina. Es decir, el código que es capaz de interpretar un ordenador sin necesidad de un intérprete o traductor.

Origen

El primer compilador de Fortran (siglas de FORmula TRANslator) fue desarrollado por un equipo de IBM liderado por John W. Backus. Inicialmente fue muy utilizado en el mundo científico y en aplicaciones militares, y se escribieron multitud de librerías matemáticas para cálculo numérico, algunas de las cuales siguen utilizándose hoy en día.

Sus especificaciones estuvieron listas en 1954, inicialmente para funcionar en equipos IBM 704, pero no fue hasta dos años más tarde que se publicó el primer manual de Fortran y se hizo público, finalmente, en 1957 en la Western Joint Computer Conference de Los Ángeles. Curiosamente hubo una reticencia inicial de adoptar este nuevo lenguaje en vez del lenguaje ensamblador (1949) al que ya estaban todos acostumbrados. Con todo, Fortran hacía más ágil la tarea de programar, eliminando el número de líneas de código necesarias, por lo que no tardó en popularizarse. Eso sin contar con que se trataba del primer lenguaje de alto nivel, lo que permitía programar de manera más natural al lenguaje humano. Además, introducía el concepto de compilador, lo que permitía traducir programas enteros para distintas máquinas, algo que antes se hacía a mano.

Si decíamos que se creó en 1954 y se puso a la venta por primera vez en 1957, ya en 1958 surge Fortran II, una versión mejorada del lenguaje original que introduce, entre otras cosas, subrutinas y funciones. En paralelo surge Fortran III, ese mismo año, pero no llegó a comercializarse. La lista sigue con Fortran para IBM 1401 y Fortran IV en 1961. En definitiva, en pocos años se generan varias versiones del mismo lenguaje de programación, lo que ocasiona incompatibilidades y problemas varios.

Los estándares

Como consecuencia, la Asociación Americana de Estándares se plantea estandarizar Fortran para poner un poco de orden en el galimatías generado. De ahí surgen los estándares Fortran, para mencionar el lenguaje original, aunque con las mejores de Fortran II, y Fortran 66, basado en Fortran IV y que desde ese momento, 1966, será el estándar para quien quiera programar empleando este lenguaje.

Se siguió mejorando con los años introduciendo nuevas órdenes, comandos y funcionalidades, de manera que en 1977 surgió Fortran 77 seguidas de 90, 95, 2003, 2008 y, finalmente, 2018.

También te puede interesar:

Hábitos de programación– parte 1

Lo que necesitas para ser programador.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.